Just another WordPress.com site

Más reciente

SOLO UNA PALABRA

 
 
"La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos parece ameno."
 
Erasmo de Rotterdam.
 
 
Gracias!!

QUE PASARIA?

 
"Las tres cosas más difíciles de esta vida son: Guardar un secreto, perdonar un agravio y aprovechar el tiempo."

Benjamin Flanklin
 
 
 
¿Que pasaría?
 
¿Qué pasaría… si un día despertamos dándonos cuenta de que somos mayoría?
¿Qué pasaría si de pronto una injusticia, solo una, es repudiada por todos, todos los que somos, todos, no unos, no algunos, sino todos?
¿Qué pasaría si en vez de seguir divididos nos multiplicamos, nos sumamos y restamos al enemigo que interrumpe nuestro paso?
¿Qué pasaría si nos organizáramos y al mismo tiempo enfrentáramos sin armas, en silencio, en multitudes, en millones de miradas la cara de los opresores, sin vivas, sin aplausos, sin sonrisas, sin palmadas en los hombros, sin cánticos partidistas, sin cánticos?
¿Qué pasaría si yo pidiese por vos que estás tan lejos, y vos por mí que estoy tan lejos, y ambos por los otros que están muy lejos y los otros por nosotros aunque estemos lejos?
¿Qué pasaría si el grito de un continente fuese el grito de todos los continentes?
¿Qué pasaría si pusiésemos el cuerpo en vez de lamentarnos?
¿Qué pasaría si rompemos las fronteras y avanzamos y avanzamos y avanzamos y avanzamos?
¿Qué pasaría si quemamos todas las banderas para tener solo una, la nuestra, la de todos, o mejor ninguna porque no la necesitamos?
¿Qué pasaría si de pronto dejamos de ser patriotas para ser humanos?
¿No sé… me pregunto yo… qué pasaría?

Mario Benedetti

 
 
 
Que pasaría si dejáramos de molestar al otro, de agraviar, de apoderarse de sus cosas y su intimidad, y nos dedicáramos a vivir y dejar vivir?
 
Para todos mis amigos, maravillosas personas que conocí en Spaces… 
 
 
 
 

LAS HORMIGAS (DE EDUARDO GALEANO)

 
"Hay quienes creen que el destino descansa en las rodillas de los dioses, pero la verdad es que trabaja, como un desafío candente, sobre las conciencias de los hombres."
 
Eduardo Galeano 
 
 
 
 
 
Las Hormigas
 
Tracey Hill era niña de un pueblo de Connecticut, y practicaba entretenimientos propios de su edad,como cualquier otro angelito de Dios en el estado de Connecticut o en cualquier otro lugar de este planeta.
Un día , junto a sus compañeritos de la escuela,Tracey se puso a echar fósforos encendidos en un hormiguero.
Todos disfrutaron de este sano esparcimiento infantil; pero a Tracey la impresionó algo que los demás no vieron,o hicieron que no veían, pero que a ella la paralizó y le dejó para siempre,una señal en la memoria: ante el fuego,ante el peligro,las hormigas se separaban en parejas, y de a dos, bien juntas, bien pegaditas, esperaban la muerte…
 
 
 
 
   

SEÑALES

 

"Hay en el mundo un lenguaje que todos comprenden: es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree."

"Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él."

"La vida no está hecha de deseos y sí de los actos de cada uno."

 

Paulo Coelho

 

 

Le preguntaron a Buda:

"Que es lo que más le sorprende de la humanidad?"

Buda respondió:

"Los hombres que pierden la salud para juntar dinero,

y luego pierden el dinero para recuperar la salud

y que por pensar ansiosamente en el futuro,

olvidan el presente de tal forma,

que acaban por no vivir ni el presente ni el futuro…

Viven como si nunca fueran a morir

 y mueren como si nunca hubiesen vivido."

click to zoom

  

LA VENTANA Y EL ESPEJO

"No tenía miedo a las dificultades: lo que la asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significaba abandonar otros."

Paulo Coelho


 

Un joven muy rico fue a ver a un rabino y le pidió consejo para orientar su vida. Este lo condujo hacia la ventana y le preguntó:

– ¿Qué ves a través de los vidrios?

– Veo hombres que van y vienen… y un ciego que pide limosna en la calle.

Entonces el rabino le mostró un gran espejo y nuevamente lo interrogó:

– Mira este espejo y dime ahora qué ves.
– Me veo a mí mismo.
– ¡Y ya no ves a los otros!

Repara en que la ventana y el espejo están hechos ambos de la misma materia prima, el vidrio. Pero en el espejo, porque tiene una fina lámina de plata pegada al vidrio, no ves más que tu persona. Debes compararte con estas dos especies de vidrio.

Pobre, veías a los otros y sentías compasión por ellos. Cubierto de plata -rico-, apenas te ves a ti mismo.

Sólo valdrás algo cuando tengas el coraje de arrancar el revestimiento de plata que te cubre los ojos y puedas nuevamente ver y amar a los demás.

Asomémonos a la ventana, yo te invito a que contemplemos juntos el mundo, através de los cristales…

         

MUNDO VIRTUAL

 
"El mundo es una gran paradoja que gira en el universo. A este paso, de aquí a poco los propietarios del planeta prohibirán el hambre y la sed, para que no falten el pan ni el agua."
 
Eduardo Galeano
 
 
Cierto día entré apurado y con mucho apetito a un restaurante.
Escogí una mesa bien alejada del movimiento, porque quería aprovechar los pocos minutos que tenía ese día, utilizarlos para comer y concretar algunas ideas de investigacion policial, de un caso que estaba investigando, además tenía ganas de planear mis vacaciones, que desde hace mucho tiempo no las tenia.
Pedí un buen plato de mariscos, pues al final de cuenta hambre es hambre y régimen es régimen. ¿No? Abrí mi PC y al mismo instante me llevé un susto con aquella voz bajita detrás de mí:
– Hey. ¿Me dá unas monedas?
 – No tengo, pequeño.
 -Solo una monedita, es para comprar pan.
– Está bien, yo te compro.
Para variar, mi casilla de correos estaba llena de e-mails. Quedé distraído leyendo poesias, lindos mensajes, riendo de esas locas bromas. Ahhh! Esa música me llevaba a Zaña, recordando un hermoso tiempo pasado de mi juventud.
– ¡Hey, pida que le pongan al pan manteca y queso también! Ahí me doy cuenta que el pequeño estaba a mi lado.
– OK, pero después me dejas trabajar, estoy muy ocupado, de acuerdo?
Llegó mi comida y con ella la realidad. Hago el pedido del pequeño, y el mozo me pregunta si quiero que el niño sea retirado. Mi cargo de conciencia me impide tomar una decisión, y digo “no, está todo bien”.
– Déjelo que se quede. Traiga el pan y una comida decente para él.
Entonces el niño se sentó frente a mí y preguntó:
 – ¿Que está haciendo?
 – Estoy leyendo e-mails.
 – ¿Y que son e-mails?
– Son mensajes electrónicos enviados por personas vía Internet.
Sabía que el no iría a entender nada, y para evitar mayores cuestionamientos dije:
– Es como si fuese una carta, solo que se envía por Internet.
 – ¿Usted tiene Internet?
– Si tengo, es esencial en el mundo actual.
 – ¿Y que es Internet?
– Es un lugar en la computadora donde podemos ver y oír muchas cosas, noticias, música, conocer personas, leer, escribir, soñar, trabajar, aprender. Tiene todo pero en un mundo virtual.
– ¿Y qué es lo virtual?
– Decido dar una explicación simplificada, con la certeza de que él poco va a entender, y me va a librar para comer mi almuerzo, sin culpa.
– Virtual es un lugar que imaginamos, algo que no podemos tocar, alcanzar… … Un lugar en el que creamos un montón de cosas que nos gustaría hacer… … Creamos nuestras fantasías, transformamos el mundo en casi como quisiéramos que fuese.
– ¡ Que bueno, me gustó !
– Pequeño… … ¿Entendiste que es virtual?
– Si, yo también vivo en este mundo virtual.
 – ¿Y tienes computadora?
– ¡No, pero mi mundo también es de ese estilo… Virtual ! Mi madre pasa todo el día fuera, llega muy tarde y casi que no la veo. Yo paso cuidando a mi hermano pequeño que vive llorando de hambre, y le doy agua para que el piense que es sopa.
Mi hermana mayor sale todo el día, dice que va a vender su cuerpo, mas yo no entiendo, pues ella vuelve siempre con su cuerpo. Mi padre está en la cárcel hace mucho tiempo. Y yo siempre imagino a toda la familia junta en casa, mucha comida, muchos juguetes en Navidad, y yo yendo a la escuela para ser médico algún día.
– ¿Esto no es virtual?
Cerré mi laptop, no antes de que mis lágrimas cayeran sobre el teclado.
Esperé a que el niño terminase literalmente de “devorar” su plato, pagué la cuenta y di el cambio al pequeño. Me retribuyó con una de las más bellas y sinceras sonrisas que jamás había recibido en mi vida. Además con un: “Gracias, usted es un maestro!”.
 
Ahí, en ese instante, tuve la mayor prueba del virtualismo insensato en que vivimos todos los días, en cuanto a la cruel realidad rodeada de verdad, y hacemos de cuenta que no la percibimos…

 
Autor: desconocido.
 
 
 
 

LA MEDIA COBIJA

 

"El miedo a envejecer nace del reconocimiento de que uno no está viviendo la vida que desea. Es equivalente a la sensación de estar usando mal el presente."

Susan Sontag

 
 
 

Don Roque era ya un anciano cuando murió su esposa, durante largos años había trabajado con ahínco para sacar adelante a su familia. Su mayor deseo era ver a su hijo convertido en un hombre de bien, respetado por los demás, ya que para lograrlo dedicó su vida y su escasa fortuna.
A los 70 años Don Roque se encontraba sin fuerzas, sin esperanzas, solo y lleno de recuerdos. Esperaba que su hijo, brillante
profesional, le ofreciera su apoyo y comprensión, pero veía pasar los días sin que este apareciera y decidió por primera vez en su vida pedirle un favor a su hijo.
Don Roque tocó la puerta de la casa donde vivía su hijo con su familia.
– ¡Hola papá! ¡Qué milagro que vienes por aquí!
– Ya sabes que no me gusta molestarte, pero me siento muy solo, además estoy cansado y viejo.
– Pues a nosotros, nos da mucho gusto que vengas a visitarnos, ya sabes que esta es tu casa.
– Gracias hijo, sabía que podía contar contigo, pero temía ser un estorbo. Entonces ¿no te molestaría que me quedara a vivir con ustedes? ¡me siento tan solo!
– ¿Quedarte a vivir aquí?, sí… claro… pero no se si estarías a gusto. Tú sabes, la casa es chica, mi esposa es muy especial…y luego los niños..
– Mira hijo, si te causo muchas molestias olvídalo, no te preocupes por mí, alguien me tenderá la mano.
– No padre no es eso, sólo que… no se me ocurre dónde podrías dormir. No puedo sacar a nadie de su cuarto, mis hijos no me lo perdonarían… o sólo que no te moleste dormir en el patio…
– ¿Dormir en el patio? Está bien.
El hijo de Don Roque llamó a su hijo Luis de 12 años:

– Dime papá.
– Mira hijo, tu abuelo se quedará a vivir con nosotros. Tráele una cobija para que se cubra en la noche.
– Sí, con gusto papá… ¿y dónde va a dormir?
– En el patio, no quiere que nos incomodemos por su culpa.
Luis subió por la cobija, tomó unas tijeras y la cortó en dos partes.
En ese momento llegó su padre:
– ¿Qué haces Luis? ¿Por qué cortas la manta de tu abuelo?
– Sabes papá, estaba pensando…
– ¿Pensando qué?
– En guardar la mitad de la cobija para cuando tú seas viejo y vayas a vivir a mi casa.

Jorge Bucay 

"El mayor regalo que puedes hacerles a tu hijos, es el respeto hacia sus padres, pues, si no respetan a sus progenitores, que les dieron la vida, que queda para el resto de la humanidad?"